El universo conspira a tu favor

El universo conspira a tu favor

Bienvenidos

Gracias por entrar en mi universo personal








domingo, 16 de noviembre de 2014

Cuando llegó la Niña.


Corría la Nochevieja de 2004. Ya habíamos cenado y "hacíamos tiempo" esperando a que sonaran las campanadas. Cádiz. El Palmar. La fiesta en la casa en la que estábamos era la más grande del mundo. Ríete tú de las bodas gitanas.

La Niña apareció detrás de la moto del anfitrión; este iba disfrado con una capa de Superman. Paró a la puerta y salimos a buscarle para ayudarle a meter el hielo que había ido a buscar. Ella estaba allí, tan chica, unos cuatro meses tendría. Íbamos todos tan "alegres" que el perro fue un motivo más de fiesta; y allí se quedó. Dudamos de quién iba a ser su dueño, todos la queríamos, pero creo que las dos nos elegimos la una a la otra desde el principio. Yo tenía un poco de miedo, no sabía si iba a saber o poder cuidarla. Mi amiga me dijo: "Quédatela, Cris. Yo te ayudo cuando te vayas de gira". Sólo necesité oír eso para disipar las dudas que en verdad ya no tenía, porque me enamoré de ella nada más verla.

Ya quedaba únicamente ponerla un nombre, la dimos primero de cenar, chuletón y jamón de 5J. Hacía poco que había terminado la sexta temporada de 'Sexo en Nueva York'. Hubo un capítulo que me impactó; cuando Charlotte York pierde el bebé que esperaba, un documental de Elizabeth Taylor la hizo levantarse de la cama y volver a mirar a la vida. Oí una palabra que me gustó un montón, "sobreviviente", siempre había utilizado el término de superviviente, ese me pareció mucho más cool; me gustan las palabras bonitas.
Pensé entonces que si esa perra había llegado allí, con las patas y la tripa rajadas, con una astilla clavada sobre la ceja, y con un collar que la empezaba a estrangular, era porque ella también era una sobreviviente; decidí que se tenía que llamar Elizabeth Taylor. Menos mal que no lo hice, ese no era su nombre. Estaba en la fiesta uno de los 'Cantores de Hispalis' que me dijo: "- Qué le vas a joder la vida a la perra que es de Cádiz. Ponle Niña, la Niña, vámonos"... Empezó a tocar las palmas y a taconear con todo el arte del mundo y la gente le siguió. La perra se volvió loca de alegría con esas palmas. Desde entonces amó el flamenco. Especialmente a 'Los Cantores de Híspalis' y a 'Camarón'. También a Estopa, pero eso fue porque alquilé un coche para poder volver a Madrid con ella y mi amiga y sólo teníamos un CD, de Estopa. El resto de su vida, cada vez que los oyó se puso contenta, movía el rabo, se ponía a dos patas, te traía sus juguetes...

Era el perro más listo y bueno del mundo. La gente decía "es súper inteligente, edúcala en aleman", yo siempre contestaba "cómo la voy a educar en Alemán que es de Cádiz, y la hablaba en andaluz"... "Échale cuenta, Niña", y ella lo hacía.

Ese perro ha sido la suerte de mi vida. Ahora ya no está, hoy hace un mes, y me duele hasta la piel. Necesitaba hacerla un homenaje, despedirme. Hoy he tenido fuerzas para ello contando cómo llegó.

Donde quiera que estés, Niña, gracias por venir. Muchas gracias.



Frase del finde


¿Qué te habré hecho
para estar tan furioso contigo?


Bert Hellinger.

Acción valiente del día: Ya no la fumo

Que sigo sin fumar porros.
Llevo desde el 24 de agosto.

(que no me acuerde nunca de una puta fecha y esta
se me haya gradabo a fuego. Fite tú.)

El juez

(Imagen perteneciente a la película Amelie)
 
 
Yo juzgo...
Yo prejuzgo.
 
Yo sola me invento las motivaciones de los otros. No me hace falta ni saber, ¿pa' qué? Tengo mucha imaginación, me pasa desde chica. Yo sola desarrollo una teoría, o dos, o tres. Yo sola me enfado y luego a la postre, a mí sola se me pasa, claro, a ver, es lo que toca... Y de a ratos me asusto, y trato de evitarlo, y pocas veces lo consigo.
 
Se me da bien lo de hacer sufrimientos reales de cosas que no existen.
 
Y sé que no me sirve, sé que no me ayuda, sé que me debilita; me lo dice el maestro interior, me da igual. Sé que él también está, pero a ese no le echo cuenta; iba a decir casi nunca, bah, es muy exagerado, yo soy muy exagerada; a veces le escucho, otras no. Es como lo de respirar que en ocasiones cuesta y en ocasiones no, pues con el maestro interior lo mismo.
De todas formas, en lo general, sigo un mecanismo de defensa que en verdad no me defiende de nada. La ira como rechazo del dolor es un mal negocio. Hija de puta la ira. Caca de la vaca esa coraza.
 
Ahora soy consciente de ello, en realidad ya lo era desde hace un tiempo, ahora un poquito más; estoy en el camino de superarlo. Me paso la vida superando... Trascendiendo, que queda más bonito... las cosas. 
 
Bueno. No está tan mal. 
 
 
Fin.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Canijo. Fernando Mansilla.

"- No hay ná". - le dicen al Canijo; y suda el mono, el miedo, y la pena.

Mala la droga. Cabrona la droga. Puta la droga... La droga, la heroína, sola o con Coca, "alita de mosca"; que hizo estragos en el Madrid y la España de los 80's, y que destrozó media Andalucía.

Este libro se coló en mi vida por casualidad, como casi todo. Hace poco fuí a ver al 'Conde Duque' a 'Mansilla y los Espías' (ya os he contado de ellos), y después, en 'Arrebato libros' encontré la novela. Me habían impactado tanto que sabía que esto lo tenía que leer.


Me gusta cuando la gente habla en andaluz. Me gustan las expresiones del Sur. Me gusta cuando me llaman "canija". Y me está gustando mogollón este libro.

La forma de narrar, absolutamente novedosa para mí. El tema, que me parece súper interesante. Y el momento preciso y precioso en el que ha llegado.

No quiero hacer spoilers, porque los spoilers hacen llorar al Niño Jesús... (?) Jajaja. Es mentira, pero me gusta decirlo. Sólo quiero recomendaros su lectura.
Es increíble cómo te puedes poner en la piel de otros, entender y no juzgar a ciegas... A los yonkis. A todas esas almas y esos cuerpos que nos robó la heroína. A toda esa desgracia que entró a matar en tantas familias.

"Canijo, Canijo... No hay ná".


Ssssshhhh; hoy es domingo y me he reservado sus últimas páginas. A leer.

Buen día... Y buena suerte.




[...]
es la policía, la pasma, la estupa, la pestañí,
los monos, la madera; los 99 nombres del enemigo.

Canijo.





Recomendación ropadeletras.





Canijo: Flaco en andaluz.

Curiosity shop

 Hay una tienda que amo especialmente en Madrid. Una tienda de esas que cuando entras te permite todavía creer en todo. Una tienda donde no sólo es bonito lo que venden, si no que también es bonito el cómo hacen las cosas.

Son especialmente grandes sus escaparates de navidad, uffff, brutales. Son grandes quienes la regentan. Es de esos sitios que no nos podemos permitir perder.

Cada vez que puedo me paso por allí y le doy un capricho al alma, es imposible no hacerlo. Sería un pecado de los gordos.

Ayer estuve, y les pedí permiso a los dueños para enseñar sus rincones; me lo dieron. Hoy es domingo y no veo una mejor forma de empezarlo que compartir con vosotros parte de su magia. No tengo más que decir salvo ¡pasen y vean!... Y sueñen, por favor, no dejen de soñar jamás.


 Escaparate. París...



 Plano general, como en el cine.



 Las norias.
Mi Pinocho.



 De pequeña quería un teatro de estos para los Playmobil.



 Alicia en el País de las Maravillas.



 Las cajitas de música.



 Eterno Dalí.




 El cine.



 El principito, Susanita...



 El grito.



Ha sido un placer volver.

Gracias.


CURIOSITY SHOP.
C/ LATONEROS 1

MADRID.

De paseito por Madrid

 Madrid siempre está abierto.


 Madrid tiene un bosque tropical en Atocha.



 Madrid tiene esculturas de Antonio López en sus calles.



 Madrid tiene su de todo.
(I)



 Hasta a Kennedy.
(II)



 Y aún conserva tiendas para soñar.
(III)



 Madrid hace que conozcas gente siempre.



 Madrid tiene sus exposiciones de 'El Prado'



 Madrid lo celebra todo, que hace falta.



Madrid siempre está preparado para un nuevo viaje.


Amén.

domingo, 5 de octubre de 2014

Mansilla y Los Espías. Literatura de baile.

 Yonkie del mundo
yonkie del amor.
Yonkie de la guerra
yonkie del placer.

[...] como el gato de la puta Alicia.

[...] Y aquello fue Troya.

[...] Si te desenganchas estás muerto.

...
 

Never more, dijo el cuervo; jamás
...

 

Las aventuras del coche fantástico me ponían sensible

[...]
y hostias, me emocioné.

Qué me importa a mí la patria,
qué me importa Michael knight;
yo, lloré.


El recluta 103.

leyendo la crónica deportiva o a Proust,
la vida es la misma.

[...]

Menos mal que tengo perro... Y una flauta.



No me enseñes más fotos en tu móvil, por favor.


 Ego ególatra de mí,
ego ególatra de yo.

[...]

"Los hombres no dan la felicidad", dijo el dinero.

Para no tener nada,
es mejor no tener nada.


Europa entera es un mal negocio.

... ¡Hostias!... Praga... León;
son ciudades de Europa.

[...]

Acreedores de todas las razas.







Mansilla y Los Espías.

Conde Duque.




#PoetasporKm2




Madrid. 2014.



PD:
Yo prefiero la palabra ultramarinos.


Pongamos que hablo de MadriZ.

 Pasen y vean
...



 los cafés en el Lhardy.


 El color...

El Barrio de las Letras.







 Mosaicos.
 Caramelos.

 (sin palabras)


 Street Art.





The End.